Test cutáneo de alergia

De Pneumowiki - Enciclopedia de Neumología y Neumociencias
Saltar a: navegación, buscar


Las pruebas cutáneas de alergia unas pruebas que se hacen sobre la piel con objeto de identificar la sustancia que puede desencadenar una reacción alérgica.

Son obligadas en todo paciente con clínica de asma que nos sugiera un origen alérgico, así como de forma sistemática en todo niño y adolescente con asma.

La primera herramienta no sólo para dirigir el diagnóstico, sino también para orientarnos sobre el alérgeno causante, se encuentra la elaboración de una historia clínica completa.

Test cutáneo de alergia
Clasificación y recursos externos

Wikipedia NO es un consultorio médico Aviso médico

Test cutaneo aler.png
Test cutáneo de alergia

Sinónimos {{{sinónimos}}}

Pruebas cutáneas

Tenemos tres pruebas cutáneas como apoyo del diagnóstico de las enfermedades alérgicas:

El Prick test

Test cutaneo aler.png

También llamado test por punción: se ha convertido en la prueba de elección en el estudio inicial en la alergia, siendo la más utilizada por ser un test sensible, sencillo, rápido, económico y seguro, además de evaluar simultáneamente varios alérgenos.

Para realizar el procedimiento se limpia la piel con alcohol, se marcan los puntos con un bolígrafo, dejando una separación de 2 cm entre ellos, por lo general en la cara anterior del antebrazo. Se coloca una gota de solución de la sustancia alergénica al lado de cada marca y, a través de la gota, se introduce una lanceta y se levanta ligeramente la piel evitando que sangre.

De esta forma desencadenamos una reacción de hipersensibilidd tipo I (los componentes alergénicos inoculados se unen a moléculas de IgE específicas fijadas a la superficie mastocitaria, activando su degranulación), con la consiguiente liberación de mediadores mastocitarios preformados, como la histamina y la triptasa que son las responsables de la formación de pápula y eritema. La elección de los alérgenos se fundamenta en la historia clínica, teniendo en cuenta factores geográficos y ambientales.

A los 15 minutos se analiza el resultado midiendo con un papulómetro o regla milimetrada el promedio de los diámetros de la pápula (diametro mayor+diámetro menor/2) considerándose como positiva cuando es superior a 3 mm.

Siempre se debe emplear controles para detectar falsos positivos, por dermografismo, o falsos negativos en pacientes que reaccionan pobremente a la histamina, debido a medicación o enfermedad concomitante. La técnica se considera correcta si el control negativo compuesto por una solución salina glicerinada al 50% no provoca reacción alguna, y cuando el control positivo con clorhidrato de histamina en una concentración de 10 mg/ml provoca una pápula con un diámetro igual o superior a 3 mm.

Los resultados de las pruebas cutáneas pueden verse alterados por múltiples factores, desde una técnica haya incorrecta, (fuerza ejercida, ángulo de punción, experiencia del operado), la parte del cuerpo elegida (las zonas cubital y proximal del antebrazo son más reactivas que la radial y distal, respectivamente), el momento del día en que se realice (con un pico de reactividad a última hora de la tarde, y menor en la primera hora de la mañana), o la toma concomitante de medicamentos (Tabla I), fundamentalmente los antihistamínicos, sin embargo los agonistas beta-adrenérgicos y los antileucotrienos no influyen y los corticoides únicamente influyen por vía tópica y sobre todo en la respuesta tardía, al igual que la corticoterapia sistémica prolongada.

Fármaco alergias.png

Si bien es un examen seguro y muy preciso, hay que tener cuidado ya que se aplica un alergeno muy concentrado, que puede desencadenar un shock anafiláctico, estaría contraindicada en caso de reacción previa grave a un Prick, pa¬ciente inestable (asma agudo, fiebre eleva¬da), urticaria activa, dermatitis atópica gra¬ve, dermografismo intenso; y se deben seguir¬ ciertas recomendaciones básicas (supervisión por personal entrenados y con experiencia, disponibilidad de equipamiento médico y medicamentos para casos de reacción anafiláctica, observar al paciente 20 a 30 minutos después de las pruebas...)

En el caso de aeroalérgenos, una sintomatología compatible con prueba positiva nos permite atribuir como causante el alérgeno en cues¬tión y, a la inversa, las pruebas negativas sin correlación clínica descartan un asma alérgica. En otras ocasiones no encontramos con test cutáneos negativos a pesar de una clínica muy clara, lo que puede ocurrir en fases precoces de la sensibilización (periodo ventana), siendo recomendable determinar la Ig E específica sérica y repetir los test cutáneos posteriormente; en la práctica clínica existe una buena correlación entre los síntomas y la sensibilización a determinado alérgeno establecida por un Prick test con pápula >3 mm y/o IgE específica sérica mayor de 0,7 kU/l.

Por el contrario existe lo que se conoce como sensibilización subclínica, es decir, pruebas positivas para un determinado alérgeno sin síntomas clínicos relacionados con dicho alérgeno.

Intradermorreacción

En ésta técnica se estira la piel del antebrazo y se introduce una aguja en un ángulo de 30° y mientras se tira levemente de la piel hacia arriba, con la aguja se baja la jeringa hasta que esté paralela al brazo, introduciendo suavemente una cantidad de 0,05-0,1 ml del extracto (en solución salina en una concentración de 1000 a 10 000 veces menor que para Prick), formando un pequeño habón de 3 mm de diámetro.

Como control positivo se utiliza clorhidrato de histamina en concentración de 0,1 mg/ml (dilución 1/100 de la solución para Prick test) y, como control negativo, suero salino tamponado al 4%, se considera positiva una pápula de al menos 5 mm de diámetro.

La intradermorreacción se usa en su vertiente de lectura inmediata el diagnóstico de alergia a fármacos e himenópteros, y por otro lado en lectura retardada en la prueba tuberculínica.

No se emplea para los neumoalérgenos. Es de menor practicidad clínica, más dolorosa y de mayor riesgo de generar efectos sistémicos y por presentar alta sensibilidad está sujeta a producir igualmente falsos resultados positivos.

Prueba de parche epicutáneo o patchtest

Se reproduce una reacción de hipersensiblidad retardada (tipo IV de la clasificación de Gell y Coombs), se utilizan por tanto, en los pacientes con dermatitis de contacto y en alergias no IgE o de hipersensibilidad tardías de dermatitis de contacto alérgica o irritativa fundamentalmente, pero también en casos especiales de urticaria por contacto y con resultados variados en niños con síntomas asociados a rinitis y asma por sospecha de alimento.

Habitualmente son aplicadas en la espalda y el número de extractos a estudiar depende de la historia clínica del paciente. La prueba debe ser aplicada en un área de la piel sin lesiones y con poco vello.

La lectura se realiza a las 48 horas de aplicado el parche, pudiendo repetirse la lectura 24 o 48 horas después. Es conveniente realizar la lectura 15 minutos tras la retirada del apósito con el fin de distinguir el eritema reflejo del verdadero eritema propio de una reacción positiva.

Bibliografía

  • Bousquet J, Heinzerling L, Bachert C, Papado¬poulos NG, Bousquet PJ, Burney PG, et al. Practi¬cal guide to skin Prick test in allergy to aeroaller¬gens. EACCCI Position paper. Allergy. 2012; 67:18-24.
  • Searing DA, Leung DY. Vitamin D in Atopic Der¬matitis, Asthma and Allergic Diseases. Immunol Allergy Clin North Am. 2010;30(3):397-409)
  • Demoly P, Bousquet J, Romano A. In vivo methods for the study of allergy. In: Adkinson NF Jr, Bochner BS, Busse WW, Holgate ST, Lemanske RF Jr, Simons FER, editors. Middleton’s Allergy, Principles and Practice, Seventh Edition. Philadelphia, PA: Mosby Elsevier Inc, 2009:1267–1280


Icon url.jpg Articulos Relacionados acerca de Test cutáneo de alergía

*Articulos en Pubmed
*Articulos en Google Scholar