Polisomnografía Convencional

De Pneumowiki - Enciclopedia de Neumología y Neumociencias
Saltar a: navegación, buscar


Polisomnografía Convencional

Introducción y Definición

La Polisomnografía convencional (PSG) realizada en el laboratorio del sueño y vigilada por un técnico entrenado es el método de referencia (“gold estándar”) para el diagnóstico de los pacientes con sospecha de Síndrome de apneas e hipopneas de sueño (SAHS) y otros trastornos no respiratorios del sueño.

Existen cuatro niveles de complejidad de los estudios de sueño, dependiendo del número y del tipo de señales que se registren, perteneciendo la PSG convencional al nivel 1 (registro > o igual a 7 canales).

Consiste en el registro simultáneo y continuo de señales biológicas neurofisiológicas, respiratorias y cardiacas durante un periodo de sueño nocturno completo.

La PSG se debe realizar en horario nocturno o el habitual del sujeto, con un registro no menor de 6,5 horas y debe incluir al menos 3 horas de sueño. La habitación debe reunir las condiciones adecuadas, como control de temperatura y aislamiento acústico, para favorecer el sueño del paciente.

Indicaciones

Las indicaciones de la PSG vienen recogidas en la tabla 1.

Tabla PSG.png

Parámetros registrados en la PSG convencional

Parámetros Neurofisiológicos: electroencefalograma (EEG), electrooculograma (EOG) y electromiograma (EMG) submentoniano. Su registro permite identificar el estado de vigilia, la transición de vigilia al sueño y clasificar las diferentes fases de sueño en periodos de 30 segundos llamados épocas, según unos criterios de codificación internacionalmente aceptados.

Se utiliza el sistema internacional 10-20 (posicionamiento de los electrodos EEG en el cuero cabelludo), basado en cuatro puntos fundamentales (nasion, inion y preauriculares derechos e izquierdo). El manual de la AASM (American Academy of Sleep Medicine) recomienda desde 2007 un montaje de derivaciones frontales (F4), centrales (C4) y occipitales (O2), con referencia a la mastoides contralateral (M1): F4-M1, C4-M1 y O2-M1. Se sugiere registrar también el contralateral (F3-M2, C3-M2, O1-M2).

Patrones EEG: vigilia (ritmo alfa de alta frecuencia 8-12 Hz con movimientos oculares rápidos y tono del mentón con amplitud máxima), fase 1 del sueño (disminución de la actividad alfa, frecuencias mixtas de bajo voltaje 4-7 Hz, sin movimientos oculares o muy lentos), fase 2 del sueño (presencia de husos de sueño o spindles y complejos K sobre un fondo de actividad de bajo voltaje, con frecuencias mixtas, así como movimientos oculares lentos y tono muscular bajo), fase 3 (actividad de ondas deltas lentas y de elevada amplitud que ocupan entre el 20-50% de la época), fase 4 (ondas delta durante más del 50% de la época, no hay movimientos oculares y el tono muscular es muy bajo, al igual que en la fase 3).

Las fases 3 y 4 se consideran el sueño profundo. Y, por último, fase REM (atonía muscular, movimientos oculares rápidos en salvas, y actividad EEG de frecuencia mixta y baja amplitud con aparición de ondas en dientes de sierra). También podemos identificar los arousals que son despertares transitorios en el EEG y se definen como un cambio brusco en la frecuencia, incluida la frecuencia alfa, theta o mayores de 16 Hz (pero no spindles) que duran al menos 3 segundos, con al menos 10 segundos de sueño estable previo.

El hipnograma es el gráfico en el que se representan las distintas fases del sueño (distribución y proporción), mostrando la arquitectura del sueño. El sueño normal consta de 3-5 ciclos por noche, con variaciones fisiológicas según la edad, con sueño no-REM y REM; con una duración de cada ciclo entre 60-90 minutos, predominando el sueño profundo en la primera mitad de la noche y la fase REM al final de la noche.


Parámetros Respiratorios: flujo oronasal (registro mediante neumotacógrafo, cánulas de presión o termistor), esfuerzo respiratorio (mediante bandas toracoabdominales o presión esofágica), saturación arterial de oxígeno (mediante pulsioxímetro). El registro de estos parámetros permite identificar los eventos respiratorios que caracterizan los trastornos respiratorios de sueño.

El registro de los movimientos toracoabdominales es importante porque ayuda a diferenciar si un evento respiratorio es de origen obstructivo o central y, además, con el sumatorio de estas bandas se puede estimar el volumen de aire movilizado. La definición de los distintos eventos respiratorios se describe en la tabla 2.


PSG TABLA 2.png

Otros parámetros: electrocardiograma (ECG), posición corporal, ronquido, holter de presión arterial, vídeo, EMG tibial, tiempo del tránsito del pulso.

Procedimiento de análisis de una PSG

En primer lugar, se hará una valoración de la hoja de petición del estudio (motivo de petición, antecedentes personales, hábitos de sueño, toma de fármacos). Posteriormente se debe comprobar la validez del registro (preciso un tiempo en cama mínimo de 6,5 horas y tiempo total de sueño de 180 minutos).

Se hará una revisión manual por el especialista de sueño antes de proceder a su análisis. La identificación de las fases de sueño y los arousals se realiza de forma manual. El programa realiza un análisis automático de los eventos respiratorios y movimientos de las piernas y se debe corregir de forma manual. Por último, se realiza un informe final con la interpretación de los resultados.


En la tabla 3 se detallan los datos que ofrece una PSG convencional.


Tabla 3 PSG.png

Bibliografía

Icon url.jpg Articulos Relacionados acerca de Polisomnografía Convencional

*Articulos en Pubmed
*Articulos en Google Scholar