Inmunoglobulina E

De Pneumowiki - Enciclopedia de Neumología y Neumociencias
Saltar a: navegación, buscar


La inmunoglobulina E (IgE) es un tipo de anticuerpo que se encuentra presente únicamente en mamíferos, y que está implicado en las reacciones alérgicas y en la respuesta inmune efectiva contra diversos agentes patógenos, especialmente los parásitos (sobre todo ciertos tipos de gusanos y protozoos). La IgE existe en forma de monómero compuesto por dos cadenas pesadas (cadenas ε) y dos cadenas ligeras. Fue descubierta en 1967 por Johanson y el matrimonio Ishizaka.

Juega un papel fundamental en las reacciones alérgicas de tipo I de hipersensibilidad, las cuales se dan en enfermedades como el asma, rinosinusitis, dermatitis atópica, urticarias crónicas o alergias alimentarias.

A pesar de que la IgE es el isotipo de inmunoglobulina menos frecuente en el organismo (sus niveles apenas suponen un 0.05% en personas no atópicas, comparado con el 75% de la IgG) es capaz de desencadenar las respuestas alérgicas más poderosas del organismo.


Inmunoglobulina E
Clasificación y recursos externos

Wikipedia NO es un consultorio médico Aviso médico

Inmunoglobulina E1.jpg
Estructura de la IgE

Sinónimos {{{sinónimos}}}

Estructura

Inmunoglobulina E1.jpg

La IgE es una glicoproteína de aproximadamente 190 kDa. Está compuesta de dos cadenas pesadas y dos ligeras, unidas por puentes disulfuro. Cada cadena pesada consta de 5 dominios, cuatro constantes de tipo ε y uno variable.

Papel de la enfermedad

En la respuesta contra parásitos

La IgE parece jugar un papel beneficioso en la lucha contra determinados parásitos como son Schistosoma mansoni, ciertos tipos de protozoos como Plasmodium falciparum y la infestación por nemátodos en humanos, situaciones en las que se detectan niveles séricos elevados de IgE.

En la respuesta alérgica

Inmunoglobulina E2.jpg

Las personas atópicas tienen niveles séricos de IgE que pueden llegar a ser hasta 10 veces más elevados que en personas no atópicas, aunque en ocasiones pueden presentar clínica con cifras que entrarían dentro del rango de la normalidad.

La producción de IgE específica para antígenos no patogénicos, como los encontrados en fármacos, alimentos, o alérgenos estacionales, puede provocar reacciones alérgicas. Cuando la IgE reconoce dichos antígenos se une a la superficie de la membrana de los mastocitos, produciéndose la liberación del contenido sus gránulos, lo cual da lugar a edema de la mucosa de la vía aérea, rinitis o dermatitis entre otros síntomas.

Esta fijación de la IgE en la superficie de las células puede durar hasta dos semanas.

Fármacos Anti IGE

Los esfuerzos de la investigación terapéutica frente a las enfermedades alérgicas se han dirigido a neutralizar las señales que impiden la producción eosinófila, y a neutralizar la IgE libre.

Estas enfermedades clásicamente se han tratado con corticoesteroides, antihistamínicos y antileucotrienos, y broncodilatadores. Los antihistamínicos y antileucotrienos actúan antagonizando la respuesta inflamatoria mediada por la histamina y los leucotrienos. Los corticoesteroides actúan suprimiendo un amplio espectro de mecanismos inflamatorios, pero tienen importantes efectos secundarios derivados de su uso a largo plazo. Los broncodilatadores actúan relajando el músculo liso bronquial en el asma.

Actualmente existen principalmente dos líneas en investigación y desarrollo que actuan frente a la IgE. El omalizumab (rhuMAb-E25) es un anticuerpo monoclonal humanizado anti-IgE que se ha comercializado en varios países para el tratamiento del asma alérgica persistente grave y de la urticaria crónica. El omalizumab reconoce a la IgE libre (no unida a la superficie de la membrana celular) impidiendo su unión a los receptores de los mastocitos y basófilos, y por tanto impidiendo el inicio de la cascada alérgica.

El quilizumab es un anticuerpo humanizado monoclonal de tipo IgG1 que actúa contra el segmento M1’ presente en la IgE humana en las células B, y no en la IgE libre. Reduce los niveles de IgE actuando directamente sobre las células que la producen. El quilizumab se encuentra actualmente en ensayos clínicos de fase IIb.


Bibliografía

  • Litman GW, Rast JP, Shamblott MJ, et al. Phylogenetic diversification of immunoglobulin genes and the antibody repertoire. Mol Biol Evol 1993; 10 (1): 60-72..
  • Olagibel Rivera, JM. IgE: aproximación histórica. Arch Bronconeumol. 2006; 42 (1): 3-5
  • Gould H et al. The biology of IGE and the basis of allergic disease. Annu Rev Immunol 2003; 21: 579-62
  • Winter WE, Hardt NS, Fuhrman S. Immunoglobulin E: importance in parasitic infections and hypersensitivity responses. Arch Pathol Lab Med 2000; 124 (9): 1382–5
  • Novak N, Kraft S, Bieber T. IgE receptors. Curr Opin Immunol 2001; 13 (6): 721-6
  • Erb KJ. Helminths, allergic disorders and IgE-mediated immune responses: where do we stand?. Eur J Immunol 2007; 37 (5): 1170-1173
  • Conrad DH, Ford JW, Sturgill JL, Gibb DR. CD23: an overlooked regulator of allergic disease. Curr Allergy Asthma Rep 2007; 7 (5): 331-7
  • Cabrera-Navarro P. Antiinmunoglobulina E, un anticuerpo monoclonal, en el tratamiento de las enfermedades respiratorias. Arch Bronconeumol. 2006; 42: 241-5
  • Brightbill HD, Lin YL, Lin Z, et al. Quilizumab is an Afucosylated Humanized Anti-M1 Prime Therapeutic Antibody. Clinical Anti-Inflammatory & Anti-Allergy Drugs 2014; 1: 24-31

Icon url.jpg Articulos Relacionados acerca de immunoglobulina E

*E Articulos en Pubmed
*E Articulos en Google Scholar