Patología relacionada con el tabaco

De Pneumowiki - Enciclopedia de Neumología y Neumociencias
Saltar a: navegación, buscar

Entre las patologías relacionadas al tabaquismo se encuentran: Neoplasias, diversas patologías respiratoria, cardiovascular, dermatológicas, digestivas, periodontales, oculares, ósea, ginecológicas y otorrinolaringológicas

Tabaquismo
Clasificación y recursos externos

Wikipedia NO es un consultorio médico Aviso médico

CIE-10 F17.
CIE-9 305.1
OMIM 188890
Medline Buscar en Medline (en inglés)
MeSH D012907

Sinónimos Fumar tabaco.

Patología Relacionada con el Tabaco

El fumar puede ser el causante de varias enfermedades respiratorias, digestivas, cardiovasculares y neoplásicas, e incluso afecta durante el embarazo.

Tabaco y neoplasia

Actualmente se estima que entre el 75 y 85% de los cánceres están relacionados con la exposición a carcinógenos ambientales, siendo el humo del tabaco el más ampliamente estudiado. La primera evidencia que se tiene de su relación fue sugerida en 1761 por John Hill, que describió el desarrollo de pólipos laríngeos en los consumidores de rapé presentado en dos casos una trasformación maligna. El tabaco se ha relacionado con patología neoplásica en diferentes localizaciones: respiratoria (laringe, pulmón, orofaringe), digestiva (esófago, estómago, páncreas, hígado, colon-recto), urinaria (riñón, vejiga), piel (carcinoma de células escamosas), aparato genital, mama y sistema hematológico. El riesgo de cáncer de pulmón es 22 veces mayor en los fumadores que en los no fumadores. Y, según se desprende de diversos estudios, cuantos más años se lleve fumando, más se multiplicará el riesgo de padecer otros tipos de cáncer: nariz (x 2); lengua; boca, glándulas salivales y faringe (x 6-27); garganta (x 12); esófago (x 8-10); laringe (x 10-18); estómago (x 2-3); riñón (x 5); vejiga (x 3); pene (x 2-3); páncreas (x 2-5); colon-recto (x 3) y ano (x 5-6). Algunos estudios han hallado también una relación entre el tabaco y el cáncer de mama.

Tabaco y patología respiratoria

El humo del tabaco afecta de manera especial al pulmón. Los efectos del tabaco sobre las vías respiratorias se han descrito tanto a nivel de estructuras (vías aéreas, alvéolos y capilares) como en los mecanismos de defensa pulmonar. El hábito de fumar constituye el factor de riesgo individual más prevalente e importante para el desarrollo de la EPOC. Los datos epidemiológicos y los estudios histológicos que documentan la existencia de alteraciones inflamatorias en la vía aérea y de cambios destructivos en el parénquima pulmonar, ponen de manifiesto la asociación entre tabaco y desarrollo de la EPOC Aunque no existe una clara evidencia de que el humo del tabaco sea factor etiológico determinante en el desarrollo del asma, si se sabe que puede facilitar la sensibilización a los alérgenos, empeorar la evolución del asma y hacer que el tratamiento pierda eficacia. Se han descrito otras enfermedades respiratorias que también podrían tener relación con el tabaco como las infecciones respiratorias víricas y bacterianas, tuberculosis, hemorragia pulmonar, neumotórax espontáneo, enfermedad pulmonar intersticial asociada a bronquiolitis respiratoria, fibrosis pulmonar idiopática, asbestosis, artritis reumatoide y la Histiocitosis X. Los mecanismos responsables de esta asociación parecen explicarse por la acción del tabaco sobre el sistema inmune y su capacidad de producir daño tisular. Por último hay autores que sugieren que los fumadores tienen más apneas-hipopneas durante el sueño, lo que podría relacionar el SAOS con el hábito tabáquico.

Tabaco y patología cardiovascular

Aquí se incluyen las enfermedades cerebrovasculares (AVC, demencia cardiovascular) y cardiacas (infarto de miocardio, muerte súbita, insuficiencia cardiaca). El tabaco multiplica por cuatro la probabilidad de padecer una enfermedad coronaria o cerebrovascular. Distintos estudios han demostrado que no solo hay relación entre tabaco y enfermedad cardiovascular, sino que hay una relación dosis-efecto. Además no hay que olvidar que al fumar un sólo cigarrillo se produce una elevación del ritmo cardíaco y de la tensión arterial favoreciendo el riesgo de padecer hipertensión arterial. También se ha relacionado con la tromboangeitis obliterante o enfermedad de Buerger.

Tabaco y patología dermatológica

El tabaco produce un efecto de envejecimiento prematuro debido al desgaste de las proteínas que confieren elasticidad a la piel, la depleción de vitamina A y la disminución del riego sanguíneo del tejido cutáneo. Esto ocasiona una piel seca, áspera y favorece la aparición de arrugas faciales, especialmente en tono a los labios y ojos. También se ha relacionado el tabaco con la caída del cabello. Y no hay que olvidar que el alquitrán provoca discromía de los dedos ya que al acumularse en los dedos y las uñas las tiñe de un color pardo amarillento.

Tabaco y patología digestiva

El tabaco aumenta la morbilidad en el aparato digestivo por las diferentes alteraciones que produce e nivel de la motilidad y de las secreciones gastrointestinales. El consumo de tabaco se ha asociado con esofagitis por reflujo, gastritis crónica, úlcera gastro-duodenal, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y pancreatitis aguda y crónica.

Tabaco y problemas dentales y periodontales

El tabaquismo es un factor de riesgo de enfermedad periodontal, que aumenta el riesgo de padecerla entre 2.5 y 6 veces. Las principales manifestaciones son tinciones y marchas en la superficie dental, halitosis, déficit del sentido del gusto, mayores índices de periodontitis y gingivitis ulceronecrotizante aguda, fallos en implantes dentales y mayor número de candidiasis oral. También hay publicaciones que establecen relación entre el tabaco y la caries dental.

Tabaco y patología ocular

Se considera que el tabaco causa o agrava varias afecciones oculares. El porcentaje de personas con catarata es un 40% mayor entre los fumadores. Dos son los mecanismos que pueden provocar esto: por la irritación directa de los ojos por el humo del tabaco y por las sustancias químicas que llegan a los ojos a través del torrente sanguíneo. El consumo de tabaco también se asocia con la degeneración macular relacionada con la edad.

Tabaco y patología otorrinolaringológica

La rinosinusitis crónica y el edema de Reinke están estrechamente relacionados con el tabaco. Éste también se ha relacionado con hiposmia y hipogeusia. Además el tabaco se ha relacionado con la pérdida de audición al disminuir el riego sanguíneo en el oído interno. Por ello, los fumadores pueden perder audición a edades más tempranas que los no fumadores, y son más vulnerables a esa complicación en caso de infecciones o exposición a ruidos intensos. Asimismo, los fumadores son tres veces más propensos que los no fumadores a padecer infecciones del oído medio.

Tabaco y patología ósea

El tabaco se ha relacionado con la osteoporosis por la disminución del riego sanguíneo a nivel óseo. Como consecuencia de ello, los huesos de los fumadores pierden densidad, se fracturan más fácilmente y tardan hasta un 80% más en soldarse.

Tabaco y aparato reproductor

El tabaco conlleva problemas de infertilidad femenina y se asocia con la aparición de menopausia precoz. En los varones el tabaco, al ser un factor de riesgo vascular, determina la aparición de una impotencia irreversible y la nicotina empeora de una forma dosis-dependiente la erección.

Tabaco y embarazo

Durante el embarazo el tabaco no solo afecta a la madre (embarazo ectópico, aborto espontáneo, muerte prenatal, placenta previa, desprendimiento placentario) sino también al bebé (retraso de crecimiento, bajo peso al nacer, aumento de mortalidad perinatal, síndrome de la muerte súbita del lactante).

Icon url.jpg Articulos Relacionados acerca de Patologia relacionada con el Tabaco

*Articulos en Pubmed
*Articulos en Google Scholar