Lipoma Endobronquial

De Pneumowiki - Enciclopedia de Neumología y Neumociencias
Saltar a: navegación, buscar


Lipoma Endobronquial
Clasificación y recursos externos

Wikipedia NO es un consultorio médico Aviso médico

CIE-10 D17.4.
CIE-9 214.2
MeSH D008067

Sinónimos {{{sinónimos}}}


Lipoma Endobronquial

El lipoma endobronquial es un tumor benigno extremadamente raro con una incidencia del 0,1-0,5% de todos los tumores de pulmón y hasta un 13% de todos los tumores benignos. Descrito por primera vez por Rokitansky en 1854 y Kernan publicó el primer caso en 1927.

Es un tumor mesenquimal de márgenes bien definidos que se origina a partir del tejido adiposo de la capa submucosa bronquial. Suele tener morfología pediculada con tallo estrecho o sésil y está recubierto por mucosa normal. Su tamaño normalmente oscila entre 1 y 7 cm, pero puede ser mayor y, generalmente, se localiza en las vías respiratorias centrales: la mayoría en bronquios principales y en las tres primeras divisiones del árbol traqueobronquial (con predominio del pulmón derecho), siendo rara su extensión transbronquial.

Suele presentarse en pacientes entre la quinta y sexta década de la vida, más frecuente en el sexo masculino (hasta 80%); la obesidad y el tabaquismo son considerados factores de riesgo, aunque no existen estudios concluyentes.

El diagnóstico del lipoma endobronquial suele ser tardío debido a su crecimiento lento y a la inespecificidad de sus síntomas, esto conlleva un retraso diagnóstico y terapéutico, oscilando entre algunos meses y varios años, lo cual incrementa la morbilidad ocasionada por la obstrucción distal a la lesión.

El síntoma más frecuente es la tos (86% de casos) pero también se ha descrito expectoración, fiebre, dolor torácico, sibilancias, disnea y neumonía recurrente, el 25% de los casos pueden ser asintomáticos. Puede simular asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o neoplasias malignas. La hemoptisis es poco común debido a la naturaleza avascular de estos tumores y, cuando se presenta, se debe a infección postobstructiva.

Los pacientes con lipomas endobronquiales pueden presentar anomalías radiológicas (80% de casos), observándose imágenes de atelectasia lobar o total del pulmón o neumonía postobstructiva. Sin embargo, la radiografía de tórax es poco útil ya que tiene una baja sensibilidad (alrededor del 65%).

La técnica de imagen de elección para establecer el diagnóstico es la tomografía computerizada (TC) debido a su alta especificidad y sensibilidad. La TC mostrará una lesión redondeada con densidad grasa, homogénea (alrededor de -100 UH) y sin captación de contraste. La presencia de atenuación grasa homogénea permite diferenciarlo del hamartoma en el que tiende a ser heterogénea. No obstante, la técnica gold standard para el diagnóstico es la broncoscopia que permite ubicar la localización y biopsiar el lipoma.

Histológicamente, el lipoma endobronquial presenta lóbulos de tejido adiposo separados por septos fibrosos y cubierto por epitelio bronquial normal o con metaplasia escamosa. Este hecho, junto con la presencia de una cápsula gruesa flexible hace que la biopsia pueda ser inadecuada y aporte resultados inespecíficos o falsos negativos y, por lo tanto, se precise de una resección completa para confirmar el diagnóstico.

El diagnóstico diferencial debe hacerse con otras lesiones endobronquiales que contengan tejido adiposo: hamartoma, timolipoma, angiomiolipoma, liposarcoma, leiomioma, y teratoma. Estos tumores, además de tejido adiposo, contienen estructuras con tejido blando y calcificaciones.

El tratamiento de elección es mediante broncoscopia, ya que es diagnóstica y curativa, es menos invasiva, lo que le confiere una menor morbilidad y alivia eficazmente los síntomas. Pueden emplearse técnicas broncoscopicas rígidas que resecarán de forma completa el lipoma con preservación de parénquima pulmonar, así se han usado: láser (Nd: YAG), crioterapia, electrocauterio, coagulación con plasma de argón y resección mecánica, con beneficio inmediato y baja tasa de complicaciones.

La resección quirúrgica será necesaria cuando: exista posibilidad de neoplasia maligna, daño del parénquima pulmonar por atelectasia o neumonías recurrentes de larga evolución, aparezca crecimiento transbronquial o existan dificultades para la resección endoscópica debido al crecimiento multidireccional del tumor. La tasa de recurrencia es baja.

Bibliografía


Icon url.jpg Articulos Relacionados acerca de Lipoma Endobronquial

*Articulos en Pubmed
*Articulos en Google Scholar

Imagen 1. Imagen de TC torácico con ocupación de luz bronquio segmentario anterior de lóbulo superior derecho por lipoma

Imagen de TC torácico.png


Imagen 2. Lipoma en bronquio segmentario anterior de lóbulo superior derecho

Lipoma en bronquio .png