Anquilostomiasis

De Pneumowiki - Enciclopedia de Neumología y Neumociencias
Saltar a: navegación, buscar


La Anquilostomiasis es una ”geohelmantiasis”, infección parasitaria transmitida por el suelo, que afecta a más del 10% de la población mundial causando síntomas intestinales y respiratorios.

Según datos de la OMS, afecta a unos 740 millones de habitantes de las zonas húmedas tropicales y subtropicales. Hasta principios del siglo XX, esta enfermedad era también muy prevalente en el Sur de EEUU aunque hoy en día está prácticamente erradicada gracias a las medidas sanitarias y el control de las aguas fecales.

Ésta junto con otras parasitosis, son reconocidas por la OMS como un gran problema de salud en los países subdesarrollados ya que provocan retraso de crecimiento físico e intelectual en los niños y baja productividad en los adultos, lo que mina el desarrollo económico de dichos países y los hunde aún más en la pobreza.

Esta enfermedad es conocida también por los nombres de anemia tropical y uncinariasis.


Anquilostomiasis
Clasificación y recursos externos

Wikipedia NO es un consultorio médico Aviso médico

Agt1.gif
Ciclo biológico del gusano
CIE-10 B76.0
CIE-9 126.9

Sinónimos {{{sinónimos}}}

Etiología

Esta enfermedad está causada por un tipo de helmintos llamados nemátodos (gusanos redondos), que viven en el intestino de sus huéspedes y se transmiten por el suelo. También se les conoce por el nombre de “hookworms”.

Las especies más importantes son: Necator americanus, Ancylostoma duodenalis, Ancylostoma braziliensi, Ancylostoma caninum y Ancylostoma ceylanicum. Las dos primeras especies tienen como huésped a los humanos y el resto, se hospedan en otros mamíferos, fundamentalmente perros y/o gatos y ocasionalmente en los humanos. Cuando estas zoonosis afectan a los humanos suelen causar lesiones cutáneas como larva migrans

La infección por A Duodenale predomina en la India, y el Norte y Este de Africa, mientras que la infección por N Americanus es más frecuente en Sudamérica, Africa subsahariana, Sudeste asiático, China e Indonesia.

Epidemiología

El factor de riesgo más importante para contraer la enfermedad es caminar descalzo por lugares contaminados por restos fecales, o los niños que juegan en el suelo de zonas contaminadas.

Este riesgo se concentra en aquellas épocas del año con condiciones favorables de temperatura y humedad para la supervivencia de las larvas (temperaturas entre 18-25ºC y lluvias>1000mm/año), ya que éstas sólo pueden sobrevivir en condiciones naturales unas pocas semanas y mueren en contacto directo con la luz del sol, con temperaturas extremas y en ambientes secos. Así que suelen causar epidemias estacionales.

La prevalencia de infección por A Duodenale encontrada en niños menores de un año, apoya la posibilidad de transmisión transplacentaria o transmamaria a partir de sus madres infectadas.

En nuestro medio esta parasitosis suele afectar a tropas militares o viajeros provenientes de zonas tropicales que han estado expuestos a suelo contaminado por aguas fecales. También se ha detectado la infección en inmigrantes subsaharianos a pesar de llevar años fuera de su país de origen.

Fisiopatología

Los huevos y las larvas de esta geohelmantiasis deben desarrollarse previamente en el suelo antes de convertirse en infecciosas para los humanos. Es por ello que la infección no puede transmitirse de persona a persona, ni pueden multiplicarse estos parásitos dentro del huésped.

Tanto los huevos como los gusanos adultos son excretados por las heces de individuos infectados. Los huevos excretados en el suelo húmedo se transforman en 24-48h en larvas, que se alimentan de las bacterias del suelo y en 5-10d darán lugar a larvas filariformes (L3) , que son las únicas formas infectivas.

La infección se produce por penetración de las larvas filariformes (formas inmaduras del gusano L3) que se encuentran en el suelo, a través de la piel de pies y manos (folículos pilosos o pequeñas erosiones). Una vez dentro del organismo, llegan a los pulmones a través del torrente sanguíneo y desde la red capilar, penetran en los alveolos.

Desde la vía aérea, migran hasta la tráquea, donde son aspiradas o deglutidas, para llegar el tubo digestivo. Un vez en el tubo digestivo se anclan a la mucosa del intestino delgado por succión y las larvas acaban su proceso de maduración convirtiéndose en gusanos adultos (7-13mm de longitud), pudiendo sobrevivir allí durante años.

El proceso de maduración de las larvas desde su penetración cutáneas hasta llegar al estado de gusano adulto, puede durar entre 5-6 semanas, es a partir de este momento que las hembras comienzan a producir huevos y pueden ser detectados en las heces. La infección por A Duodenale se produce más frecuentemente por ingesta de agua contaminada, evitando así el paso pulmonar.


Signos y síntomas

Agt1.gif

Clínica

Esta infección suele tener un curso insidioso y generalmente asintomático, detectándose generalmente los efectos de su infección crónica como la anemia y/o malnutrición. La intensidad y gravedad de los síntomas dependerá fundamentalmente del volumen de parásitos causantes de la infección.

Las larvas suelen causar daños mecánicos e inflamatorios en su migración por los diferentes órganos hasta llegar a su reservorio final (intestino delgado), así serían responsables de:

-Piel: picor y enrojecimiento, úlceras, pápula e infección bacteriana secundaria en la zona de inoculación

-Sangre: eosinofilia.

-Pulmones: tos irritativa, dolor torácico, fiebre, sibilantes, hemoptisis, neumonitis y Sd Loeffler (con menos frecuencia que el provocado por A lumbricoides). Los gusanos adultos son los responsables de los síntomas digestivos y los efectos que causa su infección crónica:

-Digestivos: nauseas, vómitos, dolor abdominal cólico (periumbilical), diarrea intermitente o estreñimiento. Estos suelen ser síntomas iniciales de la infección intestinal en individuos no previamente expuestos, y tienden a mejorar cuando el parásito madura

-Sangre: eosinofilia, anemia microcítica e hipocroma, hipoproteinemia e hipoalbuminemia, desequilibrios hidroelectrolíticos,…

-Anorexia o episodios de ingesta voraz

-Palidez cutánea, debilidad generalizada

-Hepatomegalia

-Edemas cutáneos, ascitis,…

Sd de Loeffler

Se caracteriza por infiltrados pulmonares eosinofílicos transitorios acompañados o no de eosinofilia periférica. Están provocados por una reacción de hipersensibilidad del huésped al tránsito migratorio de las larvas a través de los pulmones. El tránsito de las larvas en el pulmón no suele durar más de 24-48h.

Los organismos más frecuentes causantes de este síndrome son: Ascaris Lumbricoides (el más frecuente con diferencia), A Duodenale y N Americanus.

Los síntomas suelen ser leves y aparecen entre 9-14d tras la infección e incluyen: febrícula, tos irritativa, hemoptisis, disnea, sibilantes, disconfort torácico. Radiológicamente se observan infiltrados periféricos o neumonitis intersticial que puede desaparecer espontáneamente en horas, días o semanas o bien tras tratamiento antiparasitario. En el análisis de esputo encontraremos eosinofilia y cristales de Charcot-Leyden.

Las larvas pueden ser observadas en el esputo o aspirado gástrico, ya que la detección de huevos en heces no aparecerá hasta 6-8semanas más tarde, cuando las larvas completen su migración y maduración y comiencen la producción de huevos en el intestino.

Complicaciones

La anquilostomiasis es una causa frecuente de morbimortalidad infantil y maternofetal en los países subdesarrollados, provocando unas 60.000 muertes directas/año. Es responsable de retraso de crecimiento y desarrollo intelectual en los niños, y causa también retraso de crecimiento intrauterino, prematuridad y bajo peso neonatal en los hijos de las mujeres embarazadas infectadas.

Las mujeres embarazadas además son especialmente sensibles a sus efectos debido a sus mayores requerimientos nutricionales y de hierro.

La anemia provocada por esta parasitosis además pueden verse potenciada por la coinfección con otras enfermedades prevalentes en esos países como la malaria u otras parasitosis.

Diagnóstico

Aws2.gif

La sospecha clínica y epidemiológica juega un papel fundamental para realizar un correcto diagnóstico diferencial.

-Análisis de sangre: eosinofília periférica, anemia ferropénica, hipoproteinemia La anemia microcítica e hipocroma, es secundaria al consumo de sangre de los gusanos a través de la pared intestinal y a las hemorragias crónicas producidas por el daño de la mucosa. La hipoproteinemia, contribuye no sólo a incrementar la gravedad de la anemia, sino que con el tiempo puede llegar a producir edemas periféricos, insuficiencia cardiaca, inapetencia, ascitis,…

-Detección de huevos y parásitos en heces: La constatación de huevos o parásitos en heces mediante microscopia directa en cultivo de heces, constituyen la herramienta definitiva del diagnóstico. Cuando el volumen de parásitos es bajo son necesarias técnicas de concentración de la muestra. Las técnicas de Kato-Katz o de FLOTAC permiten además cuantificar la carga parasitaria. También es posible la detección del parásito mediante técnicas de PCR en heces. Fig 2

Tratamiento

El tratamiento de esta infección tiene dos vertientes:

-Tratamiento de las complicaciones: anemia y malnutrición mediante suplementos férricos o proteicos. La ferroterapia puede corregir la anemia, pero ésta recurrirá si no se acompaña de tratamiento antiparasitario.

-Tratamiento de la infección: los antiparasitarios de elección son el Albendazol (dosis única de 400mgr) y Mebendazol (100mgr/12h durante 3d o dosis única de 500mgr). El Palmoato de Pyrantel (11mgr/kg diaria durante 3d) también pueden ser utilizados en algunos casos severos. El ivermectine, que es eficaz en otras parasitosis, no tiene efecto sobre estos parásitos. Se han detectado resistencias a benzimidazoles, probablemente secundarias a su extendido uso en las campañas de desparasitación humana y animal, lo que ha llevado a recuperar fármacos abandonados o usados en veterinaria como el Palmoato de Oxantel.

Medidas preventivas

Las medidas higiénico sanitarias han demostrado mejorar la morbilidad por anquilostomiasis en un 4%.

-Medidas higiénico-sanitarias: saneamiento de las fuentes de agua, llevar calzado, desinfección de alimentos, lavado de manos (antes de comidas y después de defecar), incremento del acceso de la población a letrinas, tratamiento de aguas fecales,…

-La OMS recomienda campañas de desparasitación anuales (cuando la prevalencia de la enfermedad>20%) o bianuales (cuando la prevalencia de la enfermedad>50%) en niños u otros colectivos susceptibles (preescolares, mujeres embarazadas o en lactancia), en aquellos países más pobres donde no pueden utilizar sus escasos recursos económicos en garantizar un saneamiento de las fuentes de agua y adecuado tratamiento de residuos fecales en toda la población. Esta estrategia disminuye la prevalencia, intensidad y morbilidad de esas geohelmantiasis, pero no conseguirá eliminarla si no se acompaña de las medidas higiénico-sanitarias y de desarrollo económico de los países, ya que no evita la reinfección.

-Vacunas: el éxito de las vacunas en animales ha abierto la puerta de su experimentación en humanos. Actualmente se está experimentando en humanos con la vacuna Na-ASP-2 que utiliza como antígeno la Ancylostoma-secreted protein (ASP).

Uno de los objetivos de la OMS para el año 2020 es eliminar la morbilidad infantil secundaria a las helmantiasis transmitidas por el suelo. Esto implica el tratamiento regular de al menos el 75% de los niños de las áreas endémicas (número total estimado 873 millones).

Bibliografía

  • Maguire J. Intestinal Nematodes (Roundworms). En: Mandell G, Bennett J, Dolin R. Eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Priciples and Practice of Infectious Disease, 7ª Ed: Elsevier, 2010; 3577-3586
  • Lindquist A, Cross J. Helminths. En: Cohen J, Powderly W, Opal S Eds. Infectious Disease. 3ª Ed:Elsevier,2010;1902-1918
  • Fraser RS, Müller NL, et al. Fraser-Paré. Diagnóstico de las Enfermedades del Tórax. 4 th edición. Buenos Aires. Panamericana 2002
  • G. Panic, Duthaler U, Speich B, Keiser J. Repurposing drugs for the treatment and control of helminth infections. International Journal for Parasitology 2014: Drugs and Drug Resistance 4:185–200
  • Chitkara RK,Krishna G. Parasitic Pulmonary Eosinophilia. Semin Respir Crit Care Med 2006;27:171–184.
  • Craig JM, Scott AL. Helminths in the lungs. Parasite Immunology, 2014, 36, 463–474

Icon url.jpg Articulos Relacionados acerca de Anquilostomiasis

*Articulos en Pubmed
*Articulos en Google Scholar